Anoche tuvimos la oportunidad de verlo en el Castillo de Mata en la Capital Gran Canaria. Rodeando a unas ruinas se encontraba el público y el ensemble con el que Barboza pudo contar y del que hay que decir que la formación tuvo entre sus integrantes al tinerfeño Carlos Costa, unos de los músicos de improvisación libre más relevantes que tenemos actualmente en las islas.

Entre luces azules, rojizas y verdosas Barboza comienza con un solo donde dejaba ver como la caja acompañaba a la guitarra por simpatía. Al terminar hizo un gesto que me parece triste que tenga que ocurrir hoy día pero necesario para que podamos mostrar y hacer llegar la música de vanguardia, y no es más que una breve explicación de lo que hace, ya que no falta la gente que se quejaba y pude escuchar criticando aquello que lógicamente cuesta un poco entender, pero bueno, Barboza tuvo el detalle y creo que es necesario para la educación de nuevo público. Después de esta breve descripción donde incluía también las piezas que ibamos a escuchar comienza la música con el ensemble.

Dos obra que demostraban que al margen de que puedan o no gustar, había un experiencia que avalaba la calidad de la música. Dos piezas de contraste con sonoridades un tanto diferentes, que pudimos además ver como en la segunda los músicos aprovecharon el recinto para moverse por el y encontrar otras perspectivas desde el punto de vista espacial, y tengo que añadir que el Castillo de Mata se presta muy bien a eso. La segunda (tercera del concierto) obra, basada en el silvo gomero vino cargada de texturas más caóticas e intensas, donde la poesía también fue parte de ella. Todo el concierto estuvo acompañado de una proyección de imágenes donde no solo se podían ver formas, lineas y colores sincronizados (o no) con la música sino que además se podían leer los poemas parte de la tercer obra.

En general un concierto que se podía disfrutar por su calidad en la improvisación y texturas y que se saborea mucho más cuando son propuestas que apenas podemos disfrutar de ellas en las isla y que espero se den con más regularidad.

 

Pedro Barboza Patchwork ensemble:

 

Pedro Barboza (guitarra)

Guillermo Torres (trompeta)

Núria Andorrà (percusión)

Carlos Costa (contrabajo)

Carlos Lupprian (electrónica en vivo)